Por qué su hijo debe ver a un ortodoncista por la edad de 7 años

Cuando pensamos en la ortodoncia, una de las imágenes más comunes asociadas con el término es la de los adolescentes con aparatos. Sin embargo, el tratamiento de ortodoncia puede beneficiar a pacientes de todas las edades, incluidos los niños. De hecho, la Asociación Americana de Ortodoncistas recomienda que todos los niños tengan su primera evaluación de ortodoncia alrededor de la edad de siete años. Por eso, vamos a ver por qué su hijo debe acudir a un ortodoncista a los 7 años.

Algunos padres se sienten confundidos por esta recomendación, ya que los siete años parecen muy jóvenes. Al fin y al cabo, la mayoría de los niños de esta edad siguen desarrollando la boca y les quedan bastantes dientes de leche. Pero la cuestión es detectarlos pronto: esto nos permite detectar cualquier posible problema de ortodoncia a tiempo, antes de que se convierta en algo mayor. ¡Esto puede ayudar a dar a los niños la mejor oportunidad para una vida de sonrisas saludables!

Si usted tiene un niño listo para su primera cita de ortodoncia, en la clínica del ortodoncista Dr. Ignacio García Espona les encantaría conocer a los dos y echar un vistazo a su desarrollo dental. El Dr. García Espona comprobará una serie de cuestiones durante este examen para determinar si el tratamiento de ortodoncia está indicado.

Para saber más sobre lo que buscará, ¡sigue leyendo a continuación!

Pérdida y erupción de los dientes

Aunque los dientes de leche acaben cayendo, no significa que no sean importantes. Como marcadores de posición para nuestros dientes permanentes, el lugar donde se encuentran y el momento en que salen importa más de lo que crees. Estos dientes primarios también tienden a caer en un orden bastante específico, por lo que cualquier desviación significativa de este patrón podría significar un problema de desarrollo que necesita más atención del ortodoncista.

A los siete años, los niños deben tener al menos cuatro molares permanentes y hasta cuatro incisivos permanentes. Si su hijo tiene más o menos que esto, podría indicar un problema de falta, apiñamiento o dientes adicionales. En algunos casos, podemos optar por extraer un diente primario antes de tiempo o podemos querer mantener un espacio donde se ha perdido un diente prematuramente para evitar problemas mayores más adelante.

Desalineación

Los dientes torcidos son más difíciles de mantener limpios y más susceptibles de sufrir un desgaste desigual. Si se deja sin tratar durante un período de tiempo suficientemente largo, esto podría afectar a la forma y posición del tejido gingival circundante. Aunque los dientes pueden ser alineados con éxito a cualquier edad, corregirlos cuando los niños son más jóvenes puede ayudar a prevenir parte del desgaste excesivo, dándoles una ventaja en una sonrisa más saludable.

Apiñamiento y espaciado

Un ortodoncista experimentado será capaz de decir temprano en la vida de su hijo si ya están experimentando problemas con el apiñamiento excesivo o el espaciamiento de sus dientes. También será capaz de decir si él o ella es probable que desarrollar este tipo de problemas más adelante. Los problemas de apiñamiento pueden aparecer cuando se pierde un diente prematuramente, cuando nunca se ha desarrollado uno, o con dientes demasiado pequeños o espaciados. Si el apiñamiento resulta ser un problema, a menudo puede corregirse ampliando las arcadas o extrayendo algunos dientes.

Sobremordida (o dientes frontales protuberantes)

Aparte de la preocupación por el aspecto estético, los dientes delanteros que sobresalen de forma evidente pueden aumentar el riesgo de lesiones en los dientes permanentes y causar también posibles problemas de habla. Aunque a veces tenemos que esperar hasta que la boca de un niño está más cerca de terminar de crecer antes de corregir permanentemente una sobremordida, todavía hay varias cosas que podemos hacer para ayudar a reducir el riesgo de lesiones traumáticas. ¡Hacerlo puede darles un impulso en la confianza en sí mismos, también!

Submordida

Las submordidas pueden ser causadas por problemas en los dientes o en los maxilares. El escenario más difícil implica que la mandíbula inferior crezca demasiado hacia adelante, y en casos como ese, a menudo tendremos que esperar hasta que el paciente esté más cerca de terminar de crecer para comenzar su tratamiento. Esto suele ser durante la adolescencia.

Incluso si hay un período de espera para resolver una submordida, el tratamiento temprano sigue siendo importante para evitar el desplazamiento de la mordida y el daño a los dientes delanteros. Tenemos varios métodos que podemos utilizar para intentar normalizar la mordida lo antes posible. Esto incluye algo que se llama «saltar la mordida», donde utilizamos los brackets u otros aparatos para conseguir un comienzo en la submordida de un niño pequeño antes de completar el tratamiento en sus años de adolescencia. Los pacientes con prognatismo que reciben un tratamiento temprano entre los 7 y 10 años de edad son mucho menos propensos a necesitar una cirugía de mandíbula cuando crecen.

Mordida cruzada posterior

Una mordida cruzada posterior puede causar apiñamiento, y también puede hacer que la mandíbula se desplace de un lado a otro para encajar los dientes superiores e inferiores. Cuando podemos expandir el maxilar superior en la primera infancia, podemos reducir el apiñamiento y crear espacio para que los dientes delanteros salgan sin interrupción. La expansión también puede eliminar cualquier desplazamiento que pueda estar presente debido a un maxilar superior estrecho.

En algunos casos, un maxilar superior estrecho puede estar asociado a un conducto nasal estrecho, y la expansión puede ayudar a mejorar la respiración y el flujo de aire nasal mientras estos pacientes están creciendo.

Mordidas abiertas anteriores y mordidas profundas

Estos problemas de mordida se producen en sentido vertical y normalmente se pueden detectar cuando su hijo está preparado para su primera cita de ortodoncia. En las mordidas demasiado profundas, los dientes superiores cubren completamente a los inferiores al morder, lo que puede indicar un maxilar inferior pequeño. En una mordida abierta, la mordida general no se solapa lo suficiente, lo que puede ser una señal de que hay un hábito de dedo, pulgar o lengua que causa problemas dentales. Si este es el caso, nuestro equipo estará encantado de trabajar con usted y su hijo para eliminar los hábitos destructivos desde el principio para que el desarrollo pueda continuar normalmente.

Las evaluaciones de ortodoncia tempranas le dan a su hijo la mejor oportunidad de tener una sonrisa saludable que durará toda la vida. Tenga en cuenta que los huesos de la mandíbula de un niño ralentizan su crecimiento en sus años de adolescencia y finalmente dejan de crecer. Cualquier tratamiento de ortodoncia que se lleve a cabo después de este momento suele llevar más tiempo y ser más invasivo. Recibir un tratamiento de ortodoncia temprano en la infancia puede ayudar a evitar que los patrones de mordida destructivos empeoren o dañen los dientes en desarrollo, y reducir la necesidad de un tratamiento de ortodoncia extenso en la edad adulta. ¡El tratamiento interceptivo también puede hacer que el tratamiento de ortodoncia integral más rápido y más eficiente!

Publicada el
Categorizado como Salud